domingo, 7 de noviembre de 2010

Sonríe hasta que no puedas más. Haz alguna locura con tus amigos de vez en cuando. Duerme una noche en la terraza y cuenta estrellas. Guarda en alguna cajita objetos que te recuerden momentos y ábrela alguna que otra vez. Ríete por cualquier tontería. Recuerda buenos momentos con cualquier persona. Espanta las palomas de un parque. Mira al sol y aparta corriendo la mirada. Tírate de bomba a la piscina. Sáltate una tarde las reglas. No sigas tu misma rutina diaria, créeme; es muy aburrido. Escucha la música más alta que nunca. Observa a un pájaro volar. Ríete cuándo nadie más lo haga, y contágialo. Pon todas las caras que se te ocurran delante de un espejo, y hazte fotos con ellas horribles, pero no las borres, y pasado un tiempo vuelve a mirarlas (hay risas aseguradas). Mira el cielo azul todos los días. Paséate de noche con gafas de sol. Cambia la hora del reloj y hazte la loca. Ponte delante del ventilador y escucha tu voz de robot. Come palomitas hasta quedar saciada. ¡Haz todo lo posible por ser feliz, y admite la felicidad como forma de vida!

No hay comentarios:

Publicar un comentario